Soneto

SONETO

Estuve sin estar mientras moría
el más precioso bien que el cielo ha dado,
estuve, sí, dormido a su costado
al llanto sordo, duro en la agonía.

Estuve sin estar, mi pecho ardía
sintiéndome de Dios alimentado,
a Él rendido y de mí olvidado
en Él gozaba cuando allí sufría.

Allí dolor y aquí placer de amores,
allí la hiel y aquí el olor de oliva,
inquieta luz variable en sus periodos.

Llegó después pisando tristes flores.
-¿Que duermes? -preguntó, de sangre viva
el rostro engalanado- ¿Dormís todos?

CVA

Author: info

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*