Sendas de Oku de Matsúo Basho

Sendas de Oku
Matsúo Basho
Ediciones Atalanta

«La poesía de Basho, ese hombre frugal y pobre que escribió ya entrado en años y que vagabundeó por todo el Japón durmiendo en ermitas y posadas populares; ese reconcentrado que contempla largamente un árbol y un cuervo sobre el árbol, el brillo de la luz sobre una piedra; ese poeta que después de remendarse las ropas raídas leía a los poetas chinos; ese silencioso que hablaba en los caminos con los labradores y las prostitutas, los monjes y los niños, es algo más que una obra literaria: es una invitación a vivir de veras la vida y la poesía. Dos realidades unidas, inseparables y que, no obstante, jamás se funden enteramente: el grito del pájaro y la luz del relámpago.»

«La idea del viaje –viaje desde las nubes de esta existencia hacia las nubes de la otra– está presente en toda la obra de Basho. Viajero fantasma, un día antes de morir escribe este poema:

                                   Caído en el viaje:
                                   Mis sueños en el llano
                                   dan vueltas y vueltas.»

                                                           Octavio Paz

La obra de Matsúo Basho (1644-1694), discípulo del monje zen Buccho, es una de las cumbres de la literatura japonesa de todos los tiempos. En 1957, el gran poeta y ensayista mexicano Octavio Paz emprendió junto a Eikichi Hayashiya la tarea de traducir Sendas de Oku, el famoso diario de viaje de Basho, que hasta entonces no se había traducido a ninguna lengua occidental. La obra fue de nuevo publicada en 1970 y 1981 por Seix Barral; en 1992, la editorial Shinto Tsushin de Tokio publicó la traducción definitiva del texto en una lujosa edición acompañada de las caligrafías (incluidas en esta edición) y las pinturas del pintor Yosa Buson (1716-1783).

Author: Syde

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*