Mariposa

MARIPOSA

Aquí me encuentro,
en la cúspide de una montaña,
siendo una mariposa herida a muerte
por la vida que jugó conmigo una mala pasada.

Una mariposa que nació sin alas
y tuvo que aprender a volar,
que soñó con una vida mejor
y tuvo que arrastrarse para pedir perdón.

Perdón, porque nació esclava;
perdón, porque no tuvo tierra,
no tuvo paz ni sombra…
porque, al final, no fue mariposa.

Author: info

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*