El soldado

(El primer capitulo)
Desde las ventanas del tren , sentia el toco de la armonia de sus ruedas, agojerando la tierra verde y la anchura de los campos del valle del Nilo bendito . Imaginaba la espera de la montanita y la pared rocal donde era su punta de vijilancia, ya llego el tren al fondo del disierto, las ruedas dieron mas fuerza y mas rapidez, las construcciones se desaparecieron poco a poco hasta la totalidad. Llego el momento del baile romantico de los aparecidos, el movimiento de la cinta de su memoria de la vida empezo a mover. Una vez termino sus estudios, fue directamente a juntar al servicio militar, y como los demas jovenes no sabia cuando saldria. La circunstancia era tan dura, precisamente despues de perder la guerra, sellama hasta hoy ” La inlinacion del 1967. Tdos eran anciosos al momento de tener venganza impacientes. La pregunta no era ?cuando saldriamos? , sino : era ? cuando empieza la guerra? . Durante su primera vacacion a Alejandria, su ciudad, donde nacio, dirigio a la oficina de su intimo amigo para saludarle, sobre la silla de madera dura sentaba pensando con cabeza muy ocupada, llena de cosas de aca, la silla era mucho mejor que las rocas, no es asi? , preguntando a su mismo. Tenia temor de los proximos dias, no sabia lo que se le ocultarian… De verdad era una persona orgullosa, la milicia le incremento mas seriedad. En tal momento rapido recordaba amigos quien antes de pocos anos le anticiparon a Saini, pero fueron alli sin regreso, recordaba los que regresaron sin juicio, recordaba el olor amargo de los huesos y los cadaveres que salia fuerte desde dentro de las cajas maderales . Dio ojo rapido al camarero quien le trajo el cafe`, sabia que e`l era uno de los regresados pero sin juicio, algunas veces habla a su mismo y otras baila llevando la bandeja de las tazas del cafe`. Este camarero les contaba como los enimigos les quitaba por fuerza y bajo la amenaza del arma, los vistidos militares y le dejaron ver como se mataron a sus companeros , por cortar sus cabezas por el pasar de las cuerdas de los tanques de pompas sobre sus cuellos, todo esto se ocurreo adelante de sus ojos , sus sangres se mezclaron con la arena de Sainai, en aquel momento el popre camarero grito y su juicio se perdio sin regreso. Le cojieron de brazos, le quitaron el zapato militar y se le dejaron marcharse, caminando a pie` sobre la arena caliente hasta el Cairo.

Escrito por Saso

Author: info

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*