El encanto del aspecto y el olor en los libros curtidos por el tiempo

antique-books-101577_640

El papel guarda una especie de ADN en su aspecto y en su olor, y un libro es un buen ejemplo de ello. Esta apreciación, que parece baladí, es algo que en muchas ocasiones, tal vez de forma inconsciente, nos marca el grado de satisfacción que recibimos al tenerlo delante, contribuyendo a considerarlo más o menos agradable  en función de estos dos matices, independientemente de su calidad puramente literaria.

Observemos que cuando cae en nuestras manos un documento en papel de cualquier tipo, bien sea un libro, un periódico, una revista o un grabado por ejemplo, dejando a un lado su valor intrínseco como obra artística, en esos casos solemos reaccionar como mamíferos que somos y algo en nuestro interior nos sugiere realizar un pequeño chequeo del objeto que tenemos en nuestras manos,

En primer lugar miramos y observamos con interés lo que acabamos de coger. El siguiente impulso suele ser dejarnos invadir por el olor que desprende, lo que contribuirá a que decidamos dejar que la imaginación tome partido para conjeturar sobre su procedencia y el por qué del estado de conservación con el que ha caído en nuestras manos. ¿Quién no ha alcanzado una satisfacción muy especial, tras la compra de un libro recién publicado, al olfatear durante unos segundos el penetrante y característico olor de la tinta con la que ha sido impreso? ¿Y quién no se ha sentido transportado al pasado simplemente por el olor que emanan ciertos documentos antiguos plasmados en papel, como mapas, libros o grabados? Encontramos con agrado que existe en ellos un mensaje subliminal añadido que nos atrae y nos hace aumentar el interés o el rechazo en función de la aroma que desprenden y del aspecto que mantienen.

El mercado de segunda mano es un buen referente de la pasión por disfrutar de ese tipo de sensaciones. Hay mucha gente que muestra auténtico delirio por seguir de cerca a través de grandes portales de productos de ocasión como OLX Panamá esas joyas bibliográficas y artísticas, con posibilidades de ser adquiridas, impresas sobre papel que guardan una historia de la que dan prueba su aspecto y el olor que desprenden. Porque el papel, como la piel humana se llena con el tiempo de pequeñas cicatrices que configuran tanto su procedencia como su trayectoria.

Foto: http://pixabay.com/es/users/JamesDeMers/

Author: Syde

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*