Balance en septiembre y Azabache

Balance en septiembre

Llega Septiembre otra vez.
Sí, con sus libros con olor a nuevo,
y su anual tozudez.
El mes toma el relevo
con la tierna inocencia de un mancebo.

Toca hacer ya balance
para cuadrar el debe con el haber.
Llegados a tal trance
habrá que condescender
o compensar la ausencia con el tener.

Toca no lamentarse,
de partidos torpemente perdidos.
Ni incluso percatarse
de lo ya deshabido.
Me fijo en los activos trascendidos.

Sacaré el abrigaño
y de la caja de mimbre, los guantes que saco todos los años.
El viento de levante
ruge aquí de soslayo, aunque vagante.

Usue Mendaza
Azabache (Soneto alejandrino)

A veces recuerda su piel canela azabache,
sus montículos de ébano y sus labios carnosos
y aquella sintonía de sonidos cadenciosos
que escuchaba en medio de aquel trueque o cambalache.

Aquellos testigos de madera o cachivaches,
extrañas máscaras de rictus indecorosos,
guardarán, en su mutismo, hondos y calumniosos
secretos: los suyos y los de aquel moharrache.

En su ático con escaleras de caracol,
en aquel refugio con tintes de otra cultura,
observó que el engaño es peor que la pasión.

Quizá el viso de  la luz se volviera tornasol
para reflejar con su cambio la  honda anchura
que persistió entre ambas lujurias y la razón.

Usue Mendaza

Author: info

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*